Una visión liberal-conservadora de los planes del gobierno polaco para controlar la Justicia

Los proyectos del gobierno polaco para reformar el poder judicial (precisamente, instituciones como el Consejo Nacional del Poder Judicial, abreviado en polaco como KRS, y el Tribunal Supremo) han tenido una amplia cobertura mediática.

Sin embargo, debido a la predominancia de medios internacionales progresistas, considero que es necesario dar una visión desde una perspectiva liberal-conservadora.

Dos de estas tres leyes (planes del gobierno para reformar el sistema judicial) fueron vetadas por el Presidente de Polonia, el conservador social Andrzej Duda, el 24 de julio. Estas leyes vetadas trataban de dar al Ministerio de Justicia un poder tremendo sobre el Poder Judicial.

La primera habría permitido al ministerio previamente mencionado seleccionar y despedir a jueces del Tribunal Supremo mientras que la segunda habría dado al Sejm (la cámara baja del parlamento polaco) el poder para elegir a los jueces del KRS, con al menos 261 votos (mayoría absoluta).

La tercera ley, que lamentablemente no ha sido vetada por Duda, da al Ministro de Justicia el poder de nominar a los presidentes y vicepresidentes de los tribunales regionales. Por otra parte, esto introduce un sorteo de jueces y una nueva norma, según la cual, los jueces no pueden ser cambiados durante la instrucción de sus casos.

Partidos y organizaciones socialdemócratas han organizado protestas contra esos planes de un gobierno liderado por Ley y Justicia (en polaco: Prawo i Sprawiedliwość, abreviado como PiS), un partido que combina un conservadurismo social y religioso con una política económica de centro-izquierda. Obviamente, estoy de acuerdo con los manifestantes pero no podíamos sumarnos a unas protestas organizadas por gente que respalda la actual y no liberal Constitución de Polaca y ondea banderas de la Unión Europea (EU).

Mientras tanto, PiS quiere mayor centralización y mucho poder estatal. Algunas de sus políticas son las siguientes: nacionalización de empresas, toma de competencias de las municipalidades y la difusión de propaganda a través de la televisión pública y estatal (TVP). Esta última ha sido siempre parcial (esta es la naturaleza de las televisiones estatales en todo el mundo), pero actualmente, esta es similar a las televisiones de los Estados autoritarios.

A pesar de que PiS está contra el establishment progresista-socialdemócrata europeo, es igualmente socialdemócrata, pero desde una perspectiva nacionalista. Esta breve descripción también se aplica a FIDESZ, el partido del conservador social Viktor Orbán, Primer Ministro de Hungría.

Con desesperación, necesitamos un Estado de Derecho basado en la ley natural y los principios de la libertadContrariamente, PiS quiere que todo dependa de gente leal a Jaroslaw Kaczynski (el presidente del partido, también hermano del ex presidente Lech Kaczynski, que murió en un accidente de avión que tuvo lugar en la ciudad rusa de Smolensk, en 2010).

Adicionalmente, debemos recordar que en el lado de la izquierda de la política polaca, donde hay partidos como la Plataforma Cívica (del Partido Popular Europeo) y Nowoczesna (de la Alianza de Liberales y Demócratas de Europa), hay una lealtad a Bruselas y un interés en una intervención de la UE en Polonia, algo a lo que me opongo totalmente porque considero que los polacos no deben dejar a nadie decidir su futuro.

Para finalizar, como el lector puede ver, la situación política polaca es tan mala como en caso el resto de EuropaPolonia es un campo de batalle entre dos partidos anti-libertad. Posiblemente, el futuro será mejor..