El no nacido, aún el inocente más olvidado

LEER ARTÍCULO COMPLETO EN RELIGIÓN EN LIBERTAD

[…] Casi cien mil abortos hubo el año pasado, mientras que, en estas décadas, se acumulan más de dos millones. No hay ninguna clase de impedimento legal. De hecho, financiamos todo esto con nuestros impuestos, con aquellos por los que sacrificamos expectativas de empresas, puestos de trabajo, herencias familiares, inversiones extranjeras, etc.

Se mantiene la legislación abortista del año 2010 (Ley Aído), que no se limita a la de los tres supuestos (año 1985), y ninguno de los diecisiete “reinos de Taifas” ha querido hacer un desafío moralmente aceptable, por lo menos, restringiendo la financiación de esta práctica inhumana con dinero público.

Pero, bajo cierto punto de vista, quizá sea peor que la defensa del derecho a vivir del no nacido lleve años ausente del debate político a nivel de “mainstream”. No existe ningún partido político con representación que sea fervientemente pro-vida. Ocurre lo mismo que con la falta de libertad económica y el invierno demográfico, que nadie se preocupa de ello.  […]