La corrupción, consecuencia del poder

LEER ARTÍCULO COMPLETO EN RELIGIÓN EN LIBERTAD

[…] Tal y como sostuvo el historiador y político inglés Lord Acton, creyente católico, “el poder tiende a corromper” y que “los grandes hombres son casi siempre hombres malos”, “todavía más cuando tú añades sobreañades la tendencia de la certeza de corrupción por autoridad. A su vez, el hombre es malo por naturaleza. Pero esto no solo es una obviedad que según muchos nos enseña la “Universidad de la Calle”. Mientras que, según el texto bíblico, el hombre nace con el “pecado original” y no queda predeterminadamente libre de cometer pecado alguno, según Mateo el Apóstol, “por dentro [estamos] llenos de hipocresía y de maldad”. […]