Los campos de exterminio nazi no fueron construidos por los polacos